Mujer rompió el silencia decepcionada de la justicia paraguaya pues fue violentada por su pareja y amenazada de muerte, pero la Fiscalía liberó a su agresor.

En Ciudad del Este una mujer rompió el silencio y entre lágrimas relató a los medios de prensa la violencia psicológica en la que estuvo sometida por 11 años, tiempo que lleva en convivencia con su pareja. Ahora ella denunció a su concubino por violencia física y amenaza de muerte.

Según la denunciante, el hecho ocurrió el sábado último y la violenta acción no llegó a ser feminicidio por la intervención de los vecinos y la Policía Nacional de la Comisaría 4ª de Ciudad del Este. Los intervinientes detuvieron al hombre, pero grande fue la sorpresa de la víctima cuando supo que la fiscala Susan Vega ordenó la liberación del victimario.

El hombre fue identificado como Christian Vivero Torales, de 33 años. Reside en el kilómetro N° 5 y medio, la Blanca, de Ciudad del Este, departamento de Alto Paraná.

Según el relato de la víctima, el sábado último, aproximadamente a las 15:00, Viveros Torales salió de la casa para cobrar un dinero y comprar un medicamento para el hijo de ambos que se encontraba enfermo. Sin embargo, el hombre llegó recién cerca de las 20:00 en total estado de ebriedad.

La mujer sin percatarse de que Viveros Torales se encontraba alcoholizado, le reclamó la tardanza más aún porque su pequeño necesitaba del medicamento. En ese momento su pareja empieza a propinarle golpes con la palma de sus manos, con la intención de no dejar rastros en el cuerpo de la mujer.

“Yo no quería hacer esto público, exponerme a mí y a mi familia, pero me veo obligada por la situación. Estoy decepcionada de nuestra justicia. El día sábado mi pareja salió de mi casa a las 15:00 para ir a cobrarle a una persona que le debe y comprar medicamento para mi bebé de dos años que está enfermo y llegó a las 20:00, borracho. Yo no me di cuenta que él estaba muy borracho porque cuando él está así yo no le hablo, no le hago caso porque es violento”, dijo entre lágrimas la víctima.

Si bien la mujer reconoció que es la primera vez que su pareja la agrede físicamente, pero aseguró que siempre fue víctima de violencia y maltrato psicológico. Señaló que Viveros Torales es una persona muy violenta y prepotente aun sin beber alcohol, pero borracho no se controla y es protagonista de incidentes y hechos de violencia en cualquier lugar que va en estado etílico por su forma de ser.

La víctima lamentó la impunidad y cómo actúa la justicia paraguaya, ya que liberaron al hombre que la agredió frente a sus hijos. Ella solicitó que sus hijos sean sometidos a terapias psicológicas por toda la violencia que vivieron en la noche del sábado.

“Te voy a matar y nadie va saber cómo te moriste. Él no se fue a pegarme una vez y se fue de casa, él me pegaba sin parar, mis hijos le decían papá por favor dejale ya a mi mamá. Tenemos tres hijos, mi hija de ocho años puede ser testigo desde la cámara Gesell. Pido ayuda psicológica para ellos porque ahora él está diciendo que yo le manipulo a mis hijos”, detalló la mujer.

Ante cualquier hecho de violencia contra la mujer por parte de su pareja, concubino o esposo, familiar, conocido, vecino o personas conocida, se insta a llamar al sistema 911 o al 137 Sos Mujer, línea gratuita de contención y asistencia contra la violencia hacia las mujeres, funciona las 24 horas.

Fonte: La Nacion

Comentários