El Instituto Latinoamericano de Datos Estadísticos, con el apoyo del BID desarrolló la charla sobre “Datos Oficiales de Femicidio, Feminicidio y Violencia en América Latina”.

Con el objetivo de visibilizar la importancia de la estandarización de los datos respecto a violencia de género y feminicidios en América Latina, a modo de perfeccionar las respuestas de los organismos y el Diseño de las Políticas Públicas, el Instituto Latinoamericano de Datos Estadísticos, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desarrolló la charla sobre “Datos Oficiales de Femicidio, Feminicidio y Violencia en América Latina”.

El encuentro virtual sirvió también para realizar una minuciosa comparación del fenómeno del feminicidio entre los distintos países de la región.

El próximo 25 de noviembre se conmemora el “Día Mundial de la No violencia contra la mujer”, en tal sentido, importantes referentes como la investigadora Silvia Fumega, directora del instituto Ilda, así como José Antonio Mejía, representante del BID en México y la Dra. Raquel Iglesias, directora general del Observatorio de la Mujer, debatieron acerca de lo importante que es estandarizar los datos que guardan relación con el feminicidio y su comportamiento en cada uno de los países de la región. Fue moderador Robert Pantzer (BID).

 “Nuestra hipótesis de trabajo es que los estándares son importantes para favorecer la estructuración de datos para su eventual reutilización. En ese sentido, los datos reestructurados son condición necesaria pero no suficiente para poder pensar en los problemas. En el proceso de estandarización lo que nos ayuda es que las organizaciones produzcan y publiquen estos datos”, señaló la investigadora Silvia Fumega, de Ilda.

Agregó que las organizaciones pueden llamarse a reflexionar sobre qué datos precisan, cómo los recolectan, cómo los almacenan y eventualmente cómo los publican.

De esa manera, desde la organización comenzaron a explorar la producción uniforme y estandarizada de datos para entender los casos de feminicidios y así lograr pensar en políticas públicas informadas, para que también la ciudadanía pueda colaborar y complementar esos datos que recaban los organismos públicos.

Ilda viene trabajando desde el 2017 en recabar datos relevantes para entender cómo la modificación o actuación de la infraestructura de datos en materia de seguridad y género podría influir en la temática de feminicidios.

Desarrollaron reuniones preparatorias en México, en Costa Rica con diferentes expertos en género, en tecnología cívica, convivencia, salud y seguridad y con ello reafirmaron la importancia de la agenda y comenzaron a explorar un poco más la posibilidad de estandarizar a nivel regional estos datos.

Fumega agregó que los datos de feminicidios representan una complejidad en la definición y modalidades penales de feminicidio en la región que son vistos en cada uno de los países de forma diferente. En algunos casos solo se penalizan los crímenes cometidos por la pareja o expareja dentro o fuera de un matrimonio.

 “Lo que conocemos como feminicidio íntimo como en Colombia y en otros países se extiende por fuera de lo que es el círculo íntimo e incluye otro tipo de relaciones de poder, también puede haber características de violencia sexual, privación de la libertad. En ese sentido, tenemos a Panamá, México, Honduras por señalar algunos ejemplos”, indicó.

Afirmó además que existe un subregistro y que eso tiene mucho que ver con la definición que se tiene del feminicidio íntimo, no solo a nivel de la región sino a nivel global. Cuando se piensa de forma más amplia en las modalidades de muertes violentas por razones de género, la definición se va modificando en cada país por lo que los hechos de feminicidio no están siendo incluidos ni tipificados en las estadísticas, lamentó.

Cada país determina qué estadística de casos de feminicidio colectar como dato, en algunos países se tiene en cuenta la edad de la víctima, el arma usada, el lugar del hecho, la nacionalidad y cada país usa categorías y modalidades diferentes. Este es el diagnóstico y la hipótesis de la Ong Ilda.

Observatorio de la Mujer-Paraguay

El Observatorio de la Mujer, fue creado por mandato de la Ley N°5777 de Protección Integral de los Derechos de las Mujeres y está a cargo la Dra. Iglesias, quien aclaró que se precisa avanzar en el manejo de datos así como en la capacidad de compartir información con mayor celeridad entre las instituciones o instancias que trabajan en todo lo que refiera a violencia contra la mujer, es decir, Ministerio de la Mujer, Policía Nacional y Fiscalía.

“Los feminicidios en Paraguay están tipificados a partir de la Ley N°5777, en su articulo 50 tiene unos requerimientos que se deben cumplir, para que se determine como feminicidio, además del feminicidio íntimo también incluye los no íntimos. En ese sentido, la ley brinda una protección amplia a las mujeres en Paraguay.

 “Nosotros categorizamos esos feminicidios siempre y cuando se enmarque dentro del artículo N°50, esa es una característica que tenemos como datos. Trabajamos en conjunto con el otro actor del sistema de justicia que es el Ministerio Público porque ellos son los que imputan. La característica o criterio para que nosotros sumemos un caso es cuando ha imputado la Fiscalía”, explicó Iglesias en el marco de la charla virtual.

Agregó que cada vez que hay un caso con imputado, el Observatorio ya suma a su portal web que también cuenta con todos los casos ocurridos en el país.

Fonte: La Nacion

Comentários