Ronald Acevedo Foto: Facebook Ronald Acevedo

El gobernador de Amambay, Ronald Acevedo, tras la muerte de su hija en el cuádruple homicidio perpetrado por sicarios en Pedro Juan Caballero, reclamó este martes la falta de acciones por parte de las fuerzas públicas y habló del posible trasfondo del hecho.

Ronald Acevedo, gobernador de Amambay y padre de Haylee Acevedo, víctima fatal del cuádruple atentado en Pedro Juan Caballero, responsabilizó este martes a las fuerzas públicas por la falta de seguridad y el peligro que corre la ciudadanía en esa zona del país. Aseveró que, tras el hecho, su familia quedó “atemorizada”.

“Matarle a mi hija es como si fuera que me mataron a mí. Es gravísimo. Si me tocan a mí, que soy parte del Estado, y el Gobierno no reacciona, no me defiende, ¿a quién le va a defender entonces?, reclamó el alto funcionario a través de Monumental 1080 AM.

No es la primera vez que integrantes de esta familia son afectados por este tipo de hechos. En el 2010, el fallecido hermano del gobernador, el ex diputado Robert Acevedo, en su momento denunció amenazas por parte de narcotraficantes, cuyos resultados fueron un atentado del que resultó ileso. El ex legislador perdió la vida este año a causa del Covid-19.

“La familia siempre luchó contra este flagelo (el narcotráfico). Aquí la gente se calla, no denuncia, no dice, y le decimos a la Policía por qué no hace su trabajo, y eso repercute y nos tienen como contrarios”, dijo Ronald Acevedo, recordando que Robert solía advertir que la zona se podría convertir en Sinaloa, México, donde son una constante los atentados y hay una fuerte presencia de cárteles.

Informó que aún no cuentan con hipótesis o versiones oficiales, pero manifestó que el hecho estaría vinculado con el crimen organizado. “Aquí está el crimen organizado instalado (…). Los que producen la droga son paraguayos y venden al Brasil, se convierte en una empresa a nivel internacional”, lamentó Acevedo.

Reconoció que hace unos meses conversó con el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, respecto a la ola de crímenes que se vienen registrando en Pedro Juan Caballero. Señaló que antes de hablar Giuzzio le había pedido a un comisario de la zona hacer algo para evitar lamentar más muertes, pero que el jefe policial le dijo “que quiere trabajar, pero que no tienen herramientas”. El gobernador lamentó que pese a sus pedidos, no se vieron mejorías en cuanto a seguridad en la zona.

Por otra parte, el gobernador de Amambay contó que Haylee Acevedo tenía 20 años y era la mayor de sus tres hijas, y estaba cursando el cuarto año de Medicina. Relató que el viernes la joven cenó con sus familiares y que, posteriormente, le avisó a la mamá que iba a ir a una estación de servicio donde se encontraban algunas amigas. Acevedo señaló que, al revisar las cámaras de circuito cerrado, se percataron de que su hija retornó a la casa a la 1.30, pero volvió a salir a las 2:40.

Respecto a la supuesta relación que podría haber tenido la joven con el también fallecido Osmar Álvarez, alias Bebeto, de 31 años, el gobernador dijo que el hombre frecuentaba el grupo de amigos de su hija desde hace alrededor de un mes. Manifestó que ella en todo momento negó mantener una relación sentimental con el hombre, que presuntamente era el objetivo principal de los sicarios.

Según los datos de la Policía Nacional, fueron más de 100 los disparos de arma de fuego que acabaron con la vida de los 4 jóvenes, quienes salían de un festejo de cumpleaños a bordo de una camioneta, aproximadamente a las 5.30 del pasado sábado, en Pedro Juan Caballero. Bebeto recibió un total de 60 disparos, mientras que Haylee Acevedo fue afectada por 6 proyectiles.

Las otras dos víctimas fatales del cuádruple homicidio fueron Kaline Reinoso de Oliveira, de 22 años, y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira, de 19 años.

Fonte: Ultima Hora

Comentários